Dicho volcán ubicado en la Región de Biobío, en enero de 2022 registró por primera vez, incandescencia nocturna en las cámaras de vigilancia instaladas en 2012.

Posteriormente, procesando una imágen Landsat OLI-TIRS en VOLCANOMS se encontró  una anomalía termal en el campo fumarólico del volcán, que arrojó valores de radiancia de 13 y 0,1 W/m^2srμm en las bandas SWIR 1 y 2 respectivamente.

Cabe destacar que el volcán se ha caracterizado por presentar actividad fumarólica con periodos de mayor intensidad en las últimas décadas.

Los registros de erupciones corresponden a:

1751: Erupción explosiva

1864 y 1937: Relatos inciertos de erupciones

1980: Pequeña emisión de tefra