Equipo del Instituto Milenio Ckelar Volcanes partió a Ollagüe este 29 de agosto para realizar análisis de vulnerabilidad en el poblado. Mismo trabajo que ya se ha realizado en Talabre y Estación San Pedro durante los últimos meses, esto con el fin de generar mapas de riesgos volcánicos para los volcanes Ollagüe, Lascar y San Pedro.

Estos mapas en los que se ha estado trabajando con la comunidad y sus directivas tiene por finalidad mitigar los riesgos asociados a los procesos volcánicos ya que, son poblados que conviven de cerca con los volcanes.

A través de encuestas puerta a puerta se ha llevado a cabo este análisis muy valorado por las comunidades ya que, además de tomar en cuenta la infraestructura y las personas que habitan en estos lugares, también se han considerado las zonas de cultivo, caminos, el ganado (llamas, cabras, ovejas, cerdos, corderos), mascotas, festividades religiosas y el turismo. 

El poblado más cercano al volcán Lascar, Talabre, fue el primero en ser encuestado en los meses de junio y julio en donde se analizaron 79 infraestructuras y se encuestaron a 61 personas, lo que también se llevó a cabo en Tumbres.

Asimismo, se realizó este mismo trabajo en Estación San Pedro, en las cuales hubo 121 infraestructuras analizadas y 16 personas encuestadas, las cuales habitan allí. También se consideró para este análisis el retén de Ascotán y el poblado de Ascotán, todo lo anterior ubicado en las cercanías del volcán San Pedro.

Por otro lado, durante la última semana de agosto el equipo se trasladó al poblado de Ollagüe, la central geotérmica Cerro Pabellón, el campamento militar Ojos de San Pedro y controles fronterizos, para llevar a cabo el mismo trabajo realizado en los poblados ya nombrados. En esta ocasión fueron 230 las personas encuestadas y 161 infraestructuras evaluadas.

Alfredo Esquivel, investigador de Ckelar Volcanes comenta que: “hemos tenido un feedback positivo por parte de los habitantes, donde nos han comentado lo fundamental e importante que es el trabajo que estamos haciendo, con detalles de cómo entender y conocer mejor los peligros de los volcanes que tienen cerca, como reaccionar ante una erupción, qué caminos y a qué zonas se debe evacuar, y que todo esto incluya a sus animales lo agradecen mucho, porque en caso contrario es complicado llevar con éxito una planificación de estas proporciones

Esta labor que se hace en conjunto con las comunidades, específicamente con las directivas, también ha logrado que se desarrollen capacitaciones en Coordinaciones Turísticas de estos poblados, en donde se les han enseñado conceptos de vulcanología que pueden poner en práctica los guías turísticos que llevan a cabo los circuitos.

Si bien anteriormente se habían realizado evaluaciones de peligros de los volcanes Lascar, San Pedro y Ollagüe, este estudio es inédito ya que, en esta oportunidad los análisis in situ han sido de vulnerabilidad (estructural, social y territorial) y que conllevan a la creación de mapas de riesgos de estos volcanes. Esquivel también señaló que: “esperamos aplicar la metodología y forma de trabajo que estamos realizando, en más volcanes del norte de Chile en un futuro próximo.”